Renato Vugrinec, de héroe a villano

Hace algo más de dos años que se confirmaba el fichaje de Renato Vugrinec por el Portland San Antonio, recibí la noticia con gran alegría al ser Renato un jugador que me encanta y por las necesidades en el lateral derecho de Portland con las continuas lesiones de Mateo Garralda y Alberto Martín. El lateral de primer nivel tan deseado(y necesitado) en Pamplona ya estaba en el club.

Comenzó su primer año en Portland a un nivel excepcional, en el lanzamiento, pase, defensa… es más, diría que en sus 5 primeros meses en Pamplona fue el lateral derecho más en forma del mundo. Su tremenda visión de juego, su mayor virtud, se dejó notar desde le primer día, se podía decir que se jugaba con dos centrales. Incluso sus puntos débiles, como la lentitud, no se notaban apenas en un equipo acostumbrado a jugar lento, haciendo muchos cambios ataque-defensa etc. todo era perfecto.

Entre su nivel de juego y que Portland le había dejado solo en ese lateral, Renato se convirtió en el jugador más necesario en la plantilla, atacando y defendiendo gran parte del partido y en los instantes finales haciendo cambio defensa-ataque para descansar un poco. Y este planteamiento era igual en Asobal, en Champions, contra Ciudad Real, Torrevieja, Veszprem, Antequera etc. daba igual, Renato siempre estaba.

Llegado el mes de febrero y el mundial de Alemania, el esloveno decidió tomarse un descanso con su selección en vista de lo que se le venía encima, pero no fue suficiente, su aportación fue bajando de manera progresiva y llegó a los dos últimos meses agotado, y lo que es peor, sin recambio posible. En esa última fase de la temporada vimos la peor cara de Renato, un jugador sin gasolina que dejaba muy al descubierto su "pasividad", un rasgo del caracter que no está bien visto en los deportistas.

Tras un verano turbulento en Pamplona se inicia una nueva época, se marcha Zupo tras muchos años al frente del club y llega Cabanas para hacerse cargo de la primera plantilla, así como Cristian Malmagro, la última esperanza antoniana que debía compartir minutos con Vugrinec. La temporada empieza mal, continua floja, y termina peor(ya tendremos tiempo para hablar de ello), y por el camino quedan malas caras, situaciones incomprensibles, dudas sobre entrenador y plantilla y un jugador apartado del resto, el propio Renato.

¿Qué ha pasado con Renato? Ni lo sé, y dudo que lo sepa en un tiempo. El esloveno comenzó el año con los mismos problemas de actitud con los que terminó la temporada pasada, algo grave pero que por desgracia no desentonaba con la actitud de algún que otro jugador más de la plantilla. Con el paso de los meses ha ido jugando cada vez menos y menos, y sin explicación alguna se empezó a quedar sin jugar, hasta llegar al punto de que no ha ido convocado a la Copa del Rey y no parece que vaya a jugar más con el Portland.

La situación es irreversible, el jugador abandonará el club en Junio, y el resto seguiremos dándole vueltas a la cabeza para comprender cómo un jugador pasa en tan poco tiempo de ser imprescindible a ser eapartado. Este año deberían contarnos muchas cosas de las que han pasado en Pamplona, pero a mí la que más me interesa es la de Renato, desde fuera ahora mismo lo veo como el cabeza de turco de un pésimo año en el que más de un jugador ha demostrado poca implicación. Seguramente la verdad sea otra, pero hay más de uno que se ha comportado igual.

Jackson Richardson se retira. Se nos va el mago…

10 de Mayo, esa es la fecha en la que Jackson Richardson jugará su último partido de balonmano profesional y ese es el día en el que se despedirá uno de los grandes mitos de este deporte, mago, ídolo, genio, pero sobre todo un señor.

Enumerar todos sus logros desde que empezara a jugar en el Paris Asnieres hasta sus últimos años en el Chambery y pasando por la selección gala nos podría ocupar unos cuantos párrafos, así que por ejemplo citaremos sus dos mundiales, un europeo, una Champions, una Recopa, cuatro ligas nacionales, un bronce olímpico, mejor jugador del mundo en 1995, cuatro medallas más en mundiales etc.

Por suerte pudimos ver a este genio varios años en la liga Asobal, en el Portland San Antonio y doy fe de que pasará mucho tiempo hasta que algún jugador haga olvidar al bueno de Jackson en Pamplona. Han pasado auténticos cracks como Ivano Balic, y pasarán(esperemos) muchos grandes jugadores, pero la huella que ha dejado Richardson será muy difícil de borrar. Y es que Jackson era tan bueno dentro como fuera de las pistas, que ya es decir…

También hay que destacar que con Jackson se lograron gran parte de los mayores triunfos de Portland, la Copa de Europa ganada en el Palau, la Recopa, las ligas… y lo que bien empieza bien acaba, se despidió del club antoniano ganando la liga Asobal.

Si nos ponemos a recordar sus partidos nos saldrán multitud de pases imposibles, goles espectaculares, acciones inverosímiles… y su defensa en el avanzado. ¡Qué maravilla! El mejor avanzado que han visto mis ojos, vaya coordinación y vaya manos. Perfecto. Un jugador determinante en ambas partes de la pista, no sé si el mejor central que ha habido, pero casi seguro que el más completo.

Y para finalizar, uno de los mejores recuerdos que tengo de Richardson es de un Kiel-Chambery de Champions hace dos años, sí, hace dos años(ni estaba ganando mundiales, ni liderando al Portland, ni ganando Champions… simplemente disfrutaba). Se estaba presentando a los jugadores instantes antes de comenzar, y en el momento en el que sonó por megafonía el nombre de Jackson Richarson, el Ostseehalle le brindó una atronadora ovación. A mí sinceramente me emocionó ver al público del pabellón alemán reconocer la trayectoria de un jugador de tal calibre. Un bonito gesto para los últimos pasos de un jugador que lo fue todo, y una muestra de su importancia en el mundo del balonmano.

Que le vaya genial a Jackson en esta nueva etapa de su vida, ya sea en Francia, en las Islas Reunión o donde quiera, pero sobre todo, que disfrute tanto como él nos ha hecho disfrutar a los demás. Se lo merece.

Gracias por todo Jackson